La cocina típica de Marruecos

Imagen de Carlos Dan
Enviado por: Carlos Dan


El Tajine, un plato típico de la cocina marroquí

Hablando de Marrakesh y la fiesta que se vive en esa ciudad marroquí es imposible dejar de destacar los atractivos gastronómicos que dicho país posee. No tanto por su exotismo, sino que más bien en tanto ingredientes que suman significativamente al estilo de vida marroquí, por lo cual el turista puede aprovechar a tomarlos como puerta de entrada para explorar dicha forma de vida, ya que la cocina marroquí es parte esencial de su idiosincrasia.

La cocina marroquí se basa en el consumo de carnes y la aplicación de exquisitos dulces a las comidas. Sin embargo, más allá de esta tendencia, la cocina de Marruecos posee unos cuantos platos y comidas típicas dignas de ser destacadas.

No hace tanto hablaba del festival siciliano del cuscús. Marruecos es un lugar ideal para probar cuscus, puesto que esta comida es a los marroquíes lo que el arroz es a los chinos. Degustar cuscús es excelente para comenzar a conocer la gastronomía marroquí, ya que este es un alimento base de la misma. Eso sí, debe comerse los viernes y con la mano derecha, tal como hacen los marroquíes. Otro plato típico es el tajine, que combina un delicioso guiso de carne roja o pescado, acompañado de frutas o verduras. Este plato se sirve en el mismo plato en el que se prepara, y este plato recibe el mismo nombre de la comida. También destaca entre los platos típicos marroquíes la harira, que viene a ser la sopa local. Esta compuesta por carnes, legumbres, hortalizas y pimientos, y es ideal para comer en los meses fríos.

Pero como decía más arriba, la cocina marroquí no se compone solamente de platos típicos, y los dulces juegan un papel esencial en la misma. Suelen elaborarse con miel, pistachos, almendras, coco o sésamo, aromatizados con agua de azahar. El también ocupa un lugar importante en la cocina marroquí, y se consume en cualquier momento del día. Además, el té es un símbolo de hospitalidad, así que si tienen el placer de visitar Marruecos e ingresan a una casa no rechacen la invitación de té, puesto que sería una deshonra para quien invita.

Toda esta riqueza de cocina típica está contemplada en todos los restaurantes del país. Pero tal vez sea más atractivo y folklórico degustarlos en uno de los puestos ambulantes que los ofrecen, ya que estos abundan en cantidad. De todos modos cualquiera de las dos opciones es adecuada para explorar el arte culinario de este maravilloso país.

Vía | Consumer

Artículos recomendados

Comentarios