Ciudades coloniales de Brasil: Ouro Preto

preto.jpg

El que tenga la posibilidad de hacer turismo por Brasil y quiera dejar de lado un poco las playas y el carnaval, ir a Ouro Preto en el estado de Minas Gerais, es una de las decisiones más acertadas que se puedan hacer.

Esta ciudad nos transporta inmediatamente a un pedacito de Portugal en Sudamérica. La manera más pintoresca de acceder a la ciudad es a través de la Estrada Real, una famosa ruta que acompaña al mismo camino que recorría el rey de Portugal en sus visitas a las poblaciones de esclavos generadas a partir de la explotación del oro.

El camino es una hermosa ruta de montaña, con curvas y contracurvas escondidas entre los cerros. Desde lejos nos daremos cuenta de que estamos en uno de los puntos más altos y que desde el mirador que está en el ingreso de la ciudad, podemos ver todo Ouro Preto y hasta trazar en el aire el recorrido que queremos hacer, siendo las iglesias los puntos más destacables del paisaje. Y aunque desde arriba el recorrido pareciera fácil de realizar, no quiere decir que así lo sea.

Adentrarse a la ciudad es descender por calles adoquinadas y serpenteantes. La mayoría desemboca de una manera u otra en la plaza central, la Praça Tiradentes.

Frente a la plaza se encuentra el Museu da Inconfidencia, un gran edificio construido en 1785 y que alberga piezas de gran valor histórico, muebles, vestimentas y hasta objetos de tortura empleados en los esclavos trabajadores de las minas.

ourito.jpg

 

Las iglesias son tantas (más de una docena) que es difícil conocerlas a todas en un día, especialmente si estamos a pie, que es la mejor manera de recorrer la ciudad.Les dejo unas imágenes de la ciudad para que ellas terminen de convencerlos de que Brasil no es sólo playa y carnaval.

pretino.jpg02.jpg11.jpg

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.