Hospédate en un Ryokan japonés

2_17.jpg ?? ?? - RF - Thinkstock

El arte de la hospitalidad es el cimiento de una experiencia turística inolvidable. Es por ello que todos los servicios de hospedajes del mundo han comenzado desde hace algún tiempo a esmerarse en cuidar la atención al cliente y las comodidades de sus instalaciones.

Sin embargo, si de entre todos ellos y sus categorías eligiríamos el lugar ideal que conjugue estos elementos deberíamos elegir un Ryokan. Esta es una opción de hospedaje altamente recomendable. Imperdonable viajar a Japón y no conocer uno.

Un ryokan es más que un alojamiento tradicional japonés. Es por excelencia la mejor representación del estilo de vida nipón, un vínculo con su pasado más espiritual y costumbrista. Tener la oportunidad de descansar en un ryokan, es vivir la experiencia Japón en todos sus términos. Sentirás la amabilidad de los anfitriones, conocerás el respeto y la hospitalidad íntimamente ligado al personaje japonés, probarás qué se siente descansar en un futón (cama tradicional japonesa), estar rodeado de kakemonos (pinturas colgantes) y papel de arroz, ponerte la yukata (kimono de material ligero) antes de darte un tradicional baño en aguas termales, y perderte mientras tu mirada vaga en un paisaje que parece obtenido de una fotografía.

Estos hospedajes surgieron en el Período Edo como respuesta al aumento del tránsito de turistas que viajaban entre edo y Kioto. En la actualidad se calcula que deben existir un promedio de 60.000 ryokans en todo Japón, desde los lujosos y grandes hasta los sencillos y conservadores, pero todos con la misma esencia que emana realismo y naturalidad y que tanto encanta a los occidentales, que encontramos en ellos una opción para convivir con hábitos ancestrales.

Son construidos en madera, los hay de uno o dos pisos, y como máximo encontrarás los de 30 habitaciones. Es un ambiente muy íntimo. Usualmente se ubican cerca de baños termales denominados onsen, en medio de la naturaleza y la vegetación, o con geniales vistas de exuberantes jardines.

Desde tu ingreso a un ryokan serás atrapado por el cálido y presto recibimiento de una cortés Okami (gerente del hotel), quien amablemente realizará tu registro, para después ser acompañado por una gentil nakai-san, una doncella o camarera que te guiará a tu habitación y te mostrará las instalaciones, para luego traerte una bandeja con una cortesía del hotel y mantener una pequeña charla contigo sobre tus horarios u otras preferencias. Siempre atentos a cualquier detalle y a tu comodidad. El servicio es formidable, estarán siempre pendientes de que no falte nada.

3_17.jpg

Al entrar a tu habitación te verás inmediatamente rodeado de hermosos símbolos japoneses. Una típica habitación de ryokan contará con un agari-kamachi donde te quitarás los zapatos; puertas corredizas, tatamis, mesas bajas de madera y sillas sin patas o los zabutones (almohadones) dispuestos en un área destinada para tomar los alimentos, el clásico futon y un engawa, que es una área que da directamente al jardín.

4_18.jpg

Adicionalmente contarás con el servicio de alimentación. Usualmente tiene lugar en cada habitación, aunque en los hospedajes de mayor tamaño puedes encontrar salones comunes para tomar los alimentos.

También los hay los que cuentan con los servicios de internet y otros, pero los ideales son aquellos que te desconectan totalmente de la vida moderna y las tecnologías, dejándote en compañía solamente de los ruidos fantásticos de la naturaleza y la vida silvestre.

En cuanto a tarifas, estas son muy variables. Oscilan entre los 5 000 y los 119 000 yenes  (entre 61 y 1 400 dólares) Este precio incluye los servicios de alojamiento, dos comidas y el uso del onsen. Cabe mencionar que el precio es por persona

Cuando viajes a Japón déjate seducir por la tranquilidad y cordialidad de su gente, sus pintorescas costumbres, sus largas tradiciones y toda su mística. Si viajas a Japón, vive como en Japón.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.